Coordinadora de la Mujer

Destacados

Es tiempo de avanzar hacia la Democracia Paritaria



Mujeres diversas y plurales, representantes de diferentes organizaciones, instituciones y autoridades de los 9 departamentos del país, reunidas en el “Encuentro Nacional: Agenda Política desde las mujeres, hacia la Democracia Paritaria”, realizado en la ciudad de La Paz, los días 4 y 5 de julio de 2018, consideramos que es tiempo de avanzar de manera decidida en el país hacia la construcción de una nueva visión de Estado y sociedad con equidad,  justicia social y fiscal para mujeres y hombres, profundizando el sistema democrático y avanzando hacia la Democracia Paritaria.

Estamos construyendo una Agenda Política desde las Mujeres: Hacia la Democracia Paritaria, como un instrumento para incidir en la sociedad civil y en las instituciones públicas del Estado, a nivel nacional y subnacional, y lograr que se den las condiciones para el ejercicio efectivo de nuestros derechos, establecidos en la Constitución Política del Estado, y del ejercicio de poder igualitario, compartido y responsable en nuestras familias, organizaciones sociales, políticas, en el trabajo, educación, en el Estado y en todos los niveles para superar las condiciones de desigualdad, discriminación y violencia.

Nuestra agenda contiene seis ejes estratégicos en torno a los cuales articulamos las siguientes demandas:

1.     PARTICIPACIÓN POLÍTICA

  • Exigimos el cumplimiento pleno de la paridad sustantiva en los cuatro órganos de poder de todos los niveles, en organizaciones políticas y sociales, para avanzar hacia la democracia paritaria, generando condiciones para   garantizar la participación política plena, libre de discriminación, acoso y violencia política y del cumplimiento de la paridad en el binomio presidencial, en el Órgano Ejecutivo y en mecanismos del control social.
  • Nos declaramos vigilantes de la incorporación de las propuestas de las mujeres en la Ley de Organizaciones Políticas.
  • Denunciamos que muchas mujeres son víctimas de acoso y violencia política y están siendo obligadas a renunciar a los puestos para los que fueron electas.

2.     TRANSFORMACIÓN CULTURAL

  • Planteamos transformar la cultura patriarcal que pone en desigualdad a las mujeres bolivianas.  
  • Exigimos la creación del Ministerio de la Mujer y de las secretarías institucionalizadas en las ETAs.
  • Requerimos políticas públicas de comunicación, cultura y educación, que desnaturalicen la subordinación, la violencia contra las mujeres y la división sexual del trabajo.
  • Exigimos a los medios de comunicación asumir un nuevo papel y responsabilidad para una comunicación no sexista.

 3.     VIDA LIBRE DE VIOLENCIA

  • Exigimos hacer cumplir las leyes y normas que garantizan a las mujeres una vida libre de violencia (Ley 348 Integral para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia;  Ley 243 Contra el acoso y violencia política hacia las mujeres), a través de la implementación de las políticas públicas integrales, a nivel nacional, departamental, municipal y de las Autonomías Indígena Originario Campesinas, cualificando la atención a víctimas de violencia y haciendo énfasis en la prevención, con asignación presupuestaria suficiente que garantice personal institucionalizado en SLIMs, FELCV, creación de juzgados y fiscalías especializadas.
  • Demandamos una estrategia nacional de prevención de la violencia en el sistema de comunicación del Estado.

 

4.     AUTODETERMINACIÓN DE LAS MUJERES SOBRE SU PROPIO CUERPO

  • Exigimos que el Estado garantice el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, a través de políticas públicas, planes y programas y el cumplimiento de la normativa.
  • Nos comprometemos a la transformación de prácticas culturales que violentan la autonomía de las mujeres sobre sus cuerpos y la toma de decisión sobre su sexualidad y reproducción, como el acceso a información y a métodos anticonceptivos, paternidad responsable y educación para el ejercicio de derechos sexuales en todos niveles.
  • Es necesario avanzar en la despenalización social y cultural del aborto es una prioridad. Exigimos estadísticas oficiales sobre aborto, embarazo adolescente, infecciones de transmisión sexual y VIH Sida, para revertir la mortalidad de las mujeres. Demandamos acceso a la justicia y la no impunidad en casos de violencia sexual. La construcción plena de la ciudadanía sólo es posible con el ejercicio de la autonomía del cuerpo.

 

5.     AUTONOMÍA ECONÓMICA

  • Exigimos políticas de empleo para el acceso de las mujeres en igualdad de condiciones, con trabajo digno, sin discriminación de género y generacional, con igual valor por igual trabajo, libres de acoso y violencia laboral.
  • Demandamos desarrollar políticas alternativas de fortalecimiento económico productivo, con acceso a recursos y mercados con precio justo, dirigidas a emprendimientos de mujeres, en los ámbitos urbano y rural.
  • Exigimos el cumplimiento de la normativa y el reconocimiento del derecho al cuidado en su contribución económica, social, cultural y ética, y promover la corresponsabilidad social y pública del trabajo de cuidados para la sostenibilidad de la vida, como parte de un sistema integral de protección social.

 

6.     JUSTICIA AMBIENTAL CON JUSTICIA DE GÉNERO

  • Interpelamos el modelo de desarrollo primario exportador, extractivista y depredador del medio ambiente, cuyos efectos impactan en la vida de las mujeres, vulnerando sus derechos y de los pueblos indígenas, que generan injusticias ambientales e injusticias de género.
  • Demandamos la promoción de políticas de protección a las mujeres que trabajan en zonas de riesgo ambiental.
  • Exigimos el cumplimiento de las normas de protección ambiental para garantizar el derecho al agua dulce; disminuir los impactos de la crisis ambiental, con la irracional ampliación de la frontera agrícola, de la exploración y la extracción hidrocarburífera, de la explotación minera y de los megaproyectos.  
  • Demandamos la participación equitativa de las mujeres en la gestión ambiental y en la decisión de la distribución de los recursos que se generan por actividades extractivistas.
  • Exigimos el cumplimiento de la normativa ambiental, de la consulta previa, libre e informada y el consentimiento, con participación de las mujeres. 
  • Exigimos la realización de mapeos sobre los impactos diferenciados de género y de afectación a derechos de pueblos indígenas, como resultado de la explotación de materias primas.

Convocamos a la participación activa de la ciudadanía para la defensa de los derechos de las mujeres.

 

 

¡Con justicia y paridad se construyen democracia paritaria!

¡Transformar la cultura machista y construir la igualdad!

¡Basta de impunidad, con más presupuesto y sin excusas!

¡Mi cuerpo, mi territorio!

¡El cuidado es responsabilidad de todos!

¡Sin autonomía económica de las mujeres no hay autonomía!

¡Justicia ambiental con justicia de género!

 

 

5 de Julio del 2018

Es tiempo de avanzar hacia la Democracia Paritaria



Mujeres diversas y plurales, representantes de diferentes organizaciones, instituciones y autoridades de los 9 departamentos del país, reunidas en el “Encuentro Nacional: Agenda Política desde las mujeres, hacia la Democracia Paritaria”, realizado en la ciudad de La Paz, los días 4 y 5 de julio de 2018, consideramos que es tiempo de avanzar de manera decidida en el país hacia la construcción de una nueva visión de Estado y sociedad con equidad,  justicia social y fiscal para mujeres y hombres, profundizando el sistema democrático y avanzando hacia la Democracia Paritaria.

Estamos construyendo una Agenda Política desde las Mujeres: Hacia la Democracia Paritaria, como un instrumento para incidir en la sociedad civil y en las instituciones públicas del Estado, a nivel nacional y subnacional, y lograr que se den las condiciones para el ejercicio efectivo de nuestros derechos, establecidos en la Constitución Política del Estado, y del ejercicio de poder igualitario, compartido y responsable en nuestras familias, organizaciones sociales, políticas, en el trabajo, educación, en el Estado y en todos los niveles para superar las condiciones de desigualdad, discriminación y violencia.

Nuestra agenda contiene seis ejes estratégicos en torno a los cuales articulamos las siguientes demandas:

1.     PARTICIPACIÓN POLÍTICA

  • Exigimos el cumplimiento pleno de la paridad sustantiva en los cuatro órganos de poder de todos los niveles, en organizaciones políticas y sociales, para avanzar hacia la democracia paritaria, generando condiciones para   garantizar la participación política plena, libre de discriminación, acoso y violencia política y del cumplimiento de la paridad en el binomio presidencial, en el Órgano Ejecutivo y en mecanismos del control social.
  • Nos declaramos vigilantes de la incorporación de las propuestas de las mujeres en la Ley de Organizaciones Políticas.
  • Denunciamos que muchas mujeres son víctimas de acoso y violencia política y están siendo obligadas a renunciar a los puestos para los que fueron electas.

2.     TRANSFORMACIÓN CULTURAL

  • Planteamos transformar la cultura patriarcal que pone en desigualdad a las mujeres bolivianas.  
  • Exigimos la creación del Ministerio de la Mujer y de las secretarías institucionalizadas en las ETAs.
  • Requerimos políticas públicas de comunicación, cultura y educación, que desnaturalicen la subordinación, la violencia contra las mujeres y la división sexual del trabajo.
  • Exigimos a los medios de comunicación asumir un nuevo papel y responsabilidad para una comunicación no sexista.

 3.     VIDA LIBRE DE VIOLENCIA

  • Exigimos hacer cumplir las leyes y normas que garantizan a las mujeres una vida libre de violencia (Ley 348 Integral para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia;  Ley 243 Contra el acoso y violencia política hacia las mujeres), a través de la implementación de las políticas públicas integrales, a nivel nacional, departamental, municipal y de las Autonomías Indígena Originario Campesinas, cualificando la atención a víctimas de violencia y haciendo énfasis en la prevención, con asignación presupuestaria suficiente que garantice personal institucionalizado en SLIMs, FELCV, creación de juzgados y fiscalías especializadas.
  • Demandamos una estrategia nacional de prevención de la violencia en el sistema de comunicación del Estado.

 

4.     AUTODETERMINACIÓN DE LAS MUJERES SOBRE SU PROPIO CUERPO

  • Exigimos que el Estado garantice el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, a través de políticas públicas, planes y programas y el cumplimiento de la normativa.
  • Nos comprometemos a la transformación de prácticas culturales que violentan la autonomía de las mujeres sobre sus cuerpos y la toma de decisión sobre su sexualidad y reproducción, como el acceso a información y a métodos anticonceptivos, paternidad responsable y educación para el ejercicio de derechos sexuales en todos niveles.
  • Es necesario avanzar en la despenalización social y cultural del aborto es una prioridad. Exigimos estadísticas oficiales sobre aborto, embarazo adolescente, infecciones de transmisión sexual y VIH Sida, para revertir la mortalidad de las mujeres. Demandamos acceso a la justicia y la no impunidad en casos de violencia sexual. La construcción plena de la ciudadanía sólo es posible con el ejercicio de la autonomía del cuerpo.

 

5.     AUTONOMÍA ECONÓMICA

  • Exigimos políticas de empleo para el acceso de las mujeres en igualdad de condiciones, con trabajo digno, sin discriminación de género y generacional, con igual valor por igual trabajo, libres de acoso y violencia laboral.
  • Demandamos desarrollar políticas alternativas de fortalecimiento económico productivo, con acceso a recursos y mercados con precio justo, dirigidas a emprendimientos de mujeres, en los ámbitos urbano y rural.
  • Exigimos el cumplimiento de la normativa y el reconocimiento del derecho al cuidado en su contribución económica, social, cultural y ética, y promover la corresponsabilidad social y pública del trabajo de cuidados para la sostenibilidad de la vida, como parte de un sistema integral de protección social.

 

6.     JUSTICIA AMBIENTAL CON JUSTICIA DE GÉNERO

  • Interpelamos el modelo de desarrollo primario exportador, extractivista y depredador del medio ambiente, cuyos efectos impactan en la vida de las mujeres, vulnerando sus derechos y de los pueblos indígenas, que generan injusticias ambientales e injusticias de género.
  • Demandamos la promoción de políticas de protección a las mujeres que trabajan en zonas de riesgo ambiental.
  • Exigimos el cumplimiento de las normas de protección ambiental para garantizar el derecho al agua dulce; disminuir los impactos de la crisis ambiental, con la irracional ampliación de la frontera agrícola, de la exploración y la extracción hidrocarburífera, de la explotación minera y de los megaproyectos.  
  • Demandamos la participación equitativa de las mujeres en la gestión ambiental y en la decisión de la distribución de los recursos que se generan por actividades extractivistas.
  • Exigimos el cumplimiento de la normativa ambiental, de la consulta previa, libre e informada y el consentimiento, con participación de las mujeres. 
  • Exigimos la realización de mapeos sobre los impactos diferenciados de género y de afectación a derechos de pueblos indígenas, como resultado de la explotación de materias primas.

Convocamos a la participación activa de la ciudadanía para la defensa de los derechos de las mujeres.

 

 

¡Con justicia y paridad se construyen democracia paritaria!

¡Transformar la cultura machista y construir la igualdad!

¡Basta de impunidad, con más presupuesto y sin excusas!

¡Mi cuerpo, mi territorio!

¡El cuidado es responsabilidad de todos!

¡Sin autonomía económica de las mujeres no hay autonomía!

¡Justicia ambiental con justicia de género!

 

 

5 de Julio del 2018