Agenda

Haga click en cualquier dia

Para mostrar las Actividades




 »Notas de Prensa  »47 Sesión de la Comisión de Población y Desarrollo en Naciones Unidas: GOBIERNOS HACEN LLAMADO A INCREMENTAR ESFUERZOS PARA PROMOVER SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA Y DERECHOS REPRODUCTIVOS EN POLITCIAS DE DESARROLLO

Notas de Prensa

47 Sesión de la Comisión de Población y Desarrollo en Naciones Unidas: GOBIERNOS HACEN LLAMADO A INCREMENTAR ESFUERZOS PARA PROMOVER SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA Y DERECHOS REPRODUCTIVOS EN POLITCIAS DE DESARROLLO

12 de Abril del 2014

Identifican brechas en Derechos Humanos y Salud de mujeres y jóvenes

(Nueva York, 12 de Abril de 2013).- La 47 sesión de la Comisión y Población y Desarrollo concluyó la mañana del sábado con una llamada a los gobiernos para promover la igualdad de género, salud y derechos reproductivos como prioridades para el desarrollo sostenible. La comisión  insta a los líderes del mundo a integrar estos derechos en  el nuevo marco de desarrollo que reemplazará a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, cuyo plazo termina en 2015.

La prolongada semana de trabajo de la Comisión, reunida en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, desde el 11 de abril, para evaluar el progreso de los compromisos a 20 años de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo en El Cairo en 1994, donde 179 gobiernos acordaron que la salud y los derechos de las mujeres, específicamente la salud y derechos reproductivos, deben ser centrales en las políticas, programas y financiamiento del desarrollo y que son fundamentales para reducir las inequidades sociales y económicas persistentes en el mundo.

“En este momento particular en el proceso  de definición de la Agenda de Desarrollo después de 2015, los gobiernos han renovado sus compromisos realizados en El Cairo en 1994” señaló Mónica Novillo, Secretaria Ejecutiva de la Coordinadora de la Mujer, una de las organizaciones feministas que efectúan seguimiento al proceso. “El derecho de a controlar su fertilidad y sexualidad es fundamental para el desarrollo sostenible, y que los gobiernos han acordado es una parte crucial de la próxima agenda de desarrollo. Ahora necesitamos un fuerte liderazgo de los gobiernos para llevarnos a los próximos quince años, asumiendo su responsabilidad en mejorar las condiciones de vida de mujeres y niñas”.

A pesar del significante progreso desde El Cairo, la comisión reconoció que la comunidad global debe todavía cumplir la promesa de acceso equitativo y universal a servicios integrales y de calidad de salud sexual y reproductiva. Para atender  estas brechas, la comisión exhorta a ,los gobiernos a ampliar el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva confidenciales y libres de discriminación, para jóvenes y adolescentes, incluyendo educación integral para la sexualidad,  basada en evidencia y medidas para prevenir y tratar el VIH y otras infecciones de transmisión sexual. La Comisión también convocó a los gobiernos a capacitar y equipar a proveedores de los servicios para asegurar que el aborto, en las circunstancias en que el aborto no es ilegal, sea  seguro y accesible; e  intensificar esfuerzos para acceder a la prevención y tratamiento del VIH sin estigma y discriminación.

Para avanzar en la visión de El Cairo, la Comisión hace un llamado a los gobiernos a respetar, proteger y cumplir los derechos humanos de mujeres y niñas, incluyendo la salud y derechos sexuales y reproductivos, y atender las inequidades y “la discriminación por cualquier razón” incluyendo la aplicación de leyes injustas y discriminatorias. Además convocó a los gobiernos a establecer planes de acción afirmativa para promover el desarrollo de las poblaciones afrodescendientes y pueblos indígenas.

La Comisión también expresó profunda preocupación sobre la persistencia de la violencia de género y reiteró la necesidad de intensificar los esfuerzos para prevenir y eliminar todas las formas de violencia y prácticas dañinas, incluyendo el matrimonio infantil y forzado y la mutilación genital femenina.

Durante la semana, muchos gobiernos expresaron fuerte apoyo al avance de los derechos humanos, en particular a controlar todos los aspectos de su sexualidad, conocidos colectivamente como derechos sexuales. Adicionalmente, 59 gobiernos explícitamente convocaron a tomar acciones para terminar la discriminación y la violencia basad en la orientación sexual e identidad de género (Filipinas, Sud Africa, Islas del Pacífico, Vietnam, Nepal, Mongolia, Surinam, Estados Unidos, Australia, Noruega, la Unión Europea y los países de América Latina y el Caribe, Asia y el Pacífico).

A pesar de la falta de transparencia y el proceso durante las negociaciones permitió que un pequeño grupo de países conservadores y el Vaticano, bloquearon la posibilidad de incluir textos sobre derechos sexuales en el acuerdo final. Estos mismos países realizaron severos ataques al rol de la sociedad civil en un claro intento de silenciar voces progresivas. 

“Nuestros gobiernos no serán empujados para retroceder por miedo a aceptar la realidad” señaló Filipinas, mientras que Sud Africa convocó a construir “sociedades más inclusivas”, Noruega enfatizó en que “la discriminación y la violencia por orientación sexual e identidad de género, no puede ser tolerada en ninguna sociedad”.

A pesar de que los gobiernos africanos afirmaron los derechos sexuales en un acuerdo Ministerial regional El Cairo más allá del 2014, muchas delegaciones rechazaron la inclusión del término en el acuerdo global. De todas maneras, el apoyo para los derechos sexuales expresados en las negociaciones no tiene precedente y marcaron un momento histórico en las luchas por los derechos humanos universales.

“Estamos avanzado y logrando más apoyo a favor de sociedades más iguales y justas, basadas en el respeto de los derechos humanos, respeto y dignidad. El mundo no puede ignorar la violencia y la discriminación que enfrentan la mitad de la población del mundo, las mujeres” señaló Novillo. Los gobiernos se volverán a reunir en septiembre en la Asamblea General para renovar su apoyo político a las acciones que se requieren para alcanzar los objetivos del Programa de Acción de El Cairo.

(Nueva York, 12 de Abril de 2013).- La 47 sesión de la Comisión y Población y Desarrollo concluyó la mañana del sábado con una llamada a los gobiernos para promover la igualdad de género, salud y derechos reproductivos como prioridades para el desarrollo sostenible. La comisión  insta a los líderes del mundo a integrar estos derechos en  el nuevo marco de desarrollo que reemplazará a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, cuyo plazo termina en 2015.

 

La prolongada semana de trabajo de la Comisión, reunida en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, desde el 11 de abril, para evaluar el progreso de los compromisos a 20 años de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo en El Cairo en 1994, donde 179 gobiernos acordaron que la salud y los derechos de las mujeres, específicamente la salud y derechos reproductivos, deben ser centrales en las políticas, programas y financiamiento del desarrollo y que son fundamentales para reducir las inequidades sociales y económicas persistentes en el mundo.

 

“En este momento particular en el proceso  de definición de la Agenda de Desarrollo después de 2015, los gobiernos han renovado sus compromisos realizados en El Cairo en 1994” señaló Mónica Novillo, Secretaria Ejecutiva de la Coordinadora de la Mujer, una de las organizaciones feministas que efectúan seguimiento al proceso. “El derecho de a controlar su fertilidad y sexualidad es fundamental para el desarrollo sostenible, y que los gobiernos han acordado es una parte crucial de la próxima agenda de desarrollo. Ahora necesitamos un fuerte liderazgo de los gobiernos para llevarnos a los próximos quince años, asumiendo su responsabilidad en mejorar las condiciones de vida de mujeres y niñas”.

 

A pesar del significante progreso desde El Cairo, la comisión reconoció que la comunidad global debe todavía cumplir la promesa de acceso equitativo y universal a servicios integrales y de calidad de salud sexual y reproductiva. Para atender  estas brechas, la comisión exhorta a ,los gobiernos a ampliar el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva confidenciales y libres de discriminación, para jóvenes y adolescentes, incluyendo educación integral para la sexualidad,  basada en evidencia y medidas para prevenir y tratar el VIH y otras infecciones de transmisión sexual. La Comisión también convocó a los gobiernos a capacitar y equipar a proveedores de los servicios para asegurar que el aborto, en las circunstancias en que el aborto no es ilegal, sea  seguro y accesible; e  intensificar esfuerzos para acceder a la prevención y tratamiento del VIH sin estigma y discriminación.

 

 

Para avanzar en la visión de El Cairo, la Comisión hace un llamado a los gobiernos a respetar, proteger y cumplir los derechos humanos de mujeres y niñas, incluyendo la salud y derechos sexuales y reproductivos, y atender las inequidades y “la discriminación por cualquier razón” incluyendo la aplicación de leyes injustas y discriminatorias. Además convocó a los gobiernos a establecer planes de acción afirmativa para promover el desarrollo de las poblaciones afrodescendientes y pueblos indígenas.

 

La Comisión también expresó profunda preocupación sobre la persistencia de la violencia de género y reiteró la necesidad de intensificar los esfuerzos para prevenir y eliminar todas las formas de violencia y prácticas dañinas, incluyendo el matrimonio infantil y forzado y la mutilación genital femenina.

 

Durante la semana, muchos gobiernos expresaron fuerte apoyo al avance de los derechos humanos, en particular a controlar todos los aspectos de su sexualidad, conocidos colectivamente como derechos sexuales. Adicionalmente, 59 gobiernos explícitamente convocaron a tomar acciones para terminar la discriminación y la violencia basad en la orientación sexual e identidad de género (Filipinas, Sud Africa, Islas del Pacífico, Vietnam, Nepal, Mongolia, Surinam, Estados Unidos, Australia, Noruega, la Unión Europea y los países de América Latina y el Caribe, Asia y el Pacífico).

 

A pesar de la falta de transparencia y el proceso durante las negociaciones permitió que un pequeño grupo de países conservadores y el Vaticano, bloquearon la posibilidad de incluir textos sobre derechos sexuales en el acuerdo final. Estos mismos países realizaron severos ataques al rol de la sociedad civil en un claro intento de silenciar voces progresivas. 

 

“Nuestros gobiernos no serán empujados para retroceder por miedo a aceptar la realidad” señaló Filipinas, mientras que Sud Africa convocó a construir “sociedades más inclusivas”, Noruega enfatizó en que “la discriminación y la violencia por orientación sexual e identidad de género, no puede ser tolerada en ninguna sociedad”.

 

A pesar de que los gobiernos africanos afirmaron los derechos sexuales en un acuerdo Ministerial regional El Cairo más allá del 2014, muchas delegaciones rechazaron la inclusión del término en el acuerdo global. De todas maneras, el apoyo para los derechos sexuales expresados en las negociaciones no tiene precedente y marcaron un momento histórico en las luchas por los derechos humanos universales.

 

“Estamos avanzado y logrando más apoyo a favor de sociedades más iguales y justas, basadas en el respeto de los derechos humanos, respeto y dignidad. El mundo no puede ignorar la violencia y la discriminación que enfrentan la mitad de la población del mundo, las mujeres” señaló Novillo. Los gobiernos se volverán a reunir en septiembre en la Asamblea General para renovar su apoyo político a las acciones que se requieren para alcanzar los objetivos del Programa de Acción de El Cairo.

 

(Nueva York, 12 de Abril de 2013).- La 47 sesión de la Comisión y Población y Desarrollo concluyó la mañana del sábado con una llamada a los gobiernos para promover la igualdad de género, salud y derechos reproductivos como prioridades para el desarrollo sostenible. La comisión  insta a los líderes del mundo a integrar estos derechos en  el nuevo marco de desarrollo que reemplazará a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, cuyo plazo termina en 2015.

 

La prolongada semana de trabajo de la Comisión, reunida en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, desde el 11 de abril, para evaluar el progreso de los compromisos a 20 años de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo en El Cairo en 1994, donde 179 gobiernos acordaron que la salud y los derechos de las mujeres, específicamente la salud y derechos reproductivos, deben ser centrales en las políticas, programas y financiamiento del desarrollo y que son fundamentales para reducir las inequidades sociales y económicas persistentes en el mundo.

 

“En este momento particular en el proceso  de definición de la Agenda de Desarrollo después de 2015, los gobiernos han renovado sus compromisos realizados en El Cairo en 1994” señaló Mónica Novillo, Secretaria Ejecutiva de la Coordinadora de la Mujer, una de las organizaciones feministas que efectúan seguimiento al proceso. “El derecho de a controlar su fertilidad y sexualidad es fundamental para el desarrollo sostenible, y que los gobiernos han acordado es una parte crucial de la próxima agenda de desarrollo. Ahora necesitamos un fuerte liderazgo de los gobiernos para llevarnos a los próximos quince años, asumiendo su responsabilidad en mejorar las condiciones de vida de mujeres y niñas”.

 

A pesar del significante progreso desde El Cairo, la comisión reconoció que la comunidad global debe todavía cumplir la promesa de acceso equitativo y universal a servicios integrales y de calidad de salud sexual y reproductiva. Para atender  estas brechas, la comisión exhorta a ,los gobiernos a ampliar el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva confidenciales y libres de discriminación, para jóvenes y adolescentes, incluyendo educación integral para la sexualidad,  basada en evidencia y medidas para prevenir y tratar el VIH y otras infecciones de transmisión sexual. La Comisión también convocó a los gobiernos a capacitar y equipar a proveedores de los servicios para asegurar que el aborto, en las circunstancias en que el aborto no es ilegal, sea  seguro y accesible; e  intensificar esfuerzos para acceder a la prevención y tratamiento del VIH sin estigma y discriminación.

 

 

Para avanzar en la visión de El Cairo, la Comisión hace un llamado a los gobiernos a respetar, proteger y cumplir los derechos humanos de mujeres y niñas, incluyendo la salud y derechos sexuales y reproductivos, y atender las inequidades y “la discriminación por cualquier razón” incluyendo la aplicación de leyes injustas y discriminatorias. Además convocó a los gobiernos a establecer planes de acción afirmativa para promover el desarrollo de las poblaciones afrodescendientes y pueblos indígenas.

 

La Comisión también expresó profunda preocupación sobre la persistencia de la violencia de género y reiteró la necesidad de intensificar los esfuerzos para prevenir y eliminar todas las formas de violencia y prácticas dañinas, incluyendo el matrimonio infantil y forzado y la mutilación genital femenina.

 

Durante la semana, muchos gobiernos expresaron fuerte apoyo al avance de los derechos humanos, en particular a controlar todos los aspectos de su sexualidad, conocidos colectivamente como derechos sexuales. Adicionalmente, 59 gobiernos explícitamente convocaron a tomar acciones para terminar la discriminación y la violencia basad en la orientación sexual e identidad de género (Filipinas, Sud Africa, Islas del Pacífico, Vietnam, Nepal, Mongolia, Surinam, Estados Unidos, Australia, Noruega, la Unión Europea y los países de América Latina y el Caribe, Asia y el Pacífico).

 

A pesar de la falta de transparencia y el proceso durante las negociaciones permitió que un pequeño grupo de países conservadores y el Vaticano, bloquearon la posibilidad de incluir textos sobre derechos sexuales en el acuerdo final. Estos mismos países realizaron severos ataques al rol de la sociedad civil en un claro intento de silenciar voces progresivas. 

 

“Nuestros gobiernos no serán empujados para retroceder por miedo a aceptar la realidad” señaló Filipinas, mientras que Sud Africa convocó a construir “sociedades más inclusivas”, Noruega enfatizó en que “la discriminación y la violencia por orientación sexual e identidad de género, no puede ser tolerada en ninguna sociedad”.

 

A pesar de que los gobiernos africanos afirmaron los derechos sexuales en un acuerdo Ministerial regional El Cairo más allá del 2014, muchas delegaciones rechazaron la inclusión del término en el acuerdo global. De todas maneras, el apoyo para los derechos sexuales expresados en las negociaciones no tiene precedente y marcaron un momento histórico en las luchas por los derechos humanos universales.

 

“Estamos avanzado y logrando más apoyo a favor de sociedades más iguales y justas, basadas en el respeto de los derechos humanos, respeto y dignidad. El mundo no puede ignorar la violencia y la discriminación que enfrentan la mitad de la población del mundo, las mujeres” señaló Novillo. Los gobiernos se volverán a reunir en septiembre en la Asamblea General para renovar su apoyo político a las acciones que se requieren para alcanzar los objetivos del Programa de Acción de El Cairo.

 



Coordinadora de la Mujer
Av. Arce 2132, Edificio Illampu, Piso 1, Oficina A • Telf/Fax. 591-2-2444923 • La Paz - Bolivia
Diseño y desarrollo web: Dibel Soluciones en Tecnologia