Agenda

Haga click en cualquier dia

Para mostrar las Actividades




 »La Coordinadora en los Medios  »Un trabajo aún invisibilizado
26 de Julio del 2009

La Coordinadora en los Medios

Un trabajo aún invisibilizado

Debemos tomar en cuenta que en tiempos de crisis es el trabajo que las mujeres efectúan en sus casas lo que mitiga los efectos negativos de la economí­a en los hogares...

Sin duda, la estrategia más utilizada por los movimientos de mujeres y feministas para visibilizar algunas temáticas ha sido la de elegir un dí­a al año para celebrar nuestros avances o recordar lo que nos falta por avanzar en la conquista y reconocimiento de nuestros derechos como mujeres y usar las fechas para lograr articular acciones para incidir en la agenda pública. Una de esas fechas constituye el Dí­a Internacional del Trabajo Doméstico, y a pesar de que no es muy conocido, no faltará quien comente: “Otro dí­a más para las mujeres y los hombres cuándo tendremos nuestro dí­a”. El Dí­a Internacional del Trabajo Doméstico fue declarado como tal en el Segundo Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, celebrado en Lima, Perú, en 1983. Se declaró al 22 de julio como el Dí­a Internacional del Trabajo Doméstico. El trabajo doméstico es el conjunto de actividades ”en general socialmente asignadas a las mujeres” que no son remuneradas, que han sido asumidas como obligaciones. Estas actividades, denominadas también de cuidado, entre las que se incluyen aquellas destinadas a garantizar el bienestar y desarrollo de los miembros de un hogar, cuestiones de higiene y salud como lavar, planchar, cocinar, cuidar, arreglar y servir, la atención a los niños/as, enfermos/as y personas de la tercera edad, han sido históricamente invisibilizadas y no valoradas. Se estima que las mujeres bolivianas tienen un promedio de 11 horas diarias dedicadas a labores domésticas, frente a dos horas de los hombres. Y a pesar de que se ha producido un importante incremento de la participación femenina en las actividades remuneradas, no se ha generado el paso de los hombres en las actividades domésticas ni se ha dado el incremento de la responsabilidad social y estatal para la provisión de servicios públicos de cuidado (por ejemplo, guarderí­as). La Constitución Polí­tica del Estado establece en el artí­culo 338 que el Estado reconoce el valor del trabajo del hogar como fuente de riqueza y deberá cuantificarse en las cuentas públicas. Este planteamiento nos coloca ante el desafí­o de lograr que pueda estimarse el aporte de las mujeres a la economí­a nacional (tarea del Instituto Nacional de Estadí­stica, INE) y, sobre todo, la urgente necesidad de conseguir el reconocimiento social de la contribución de las mujeres al desarrollo de nuestro paí­s. Debemos tomar en cuenta también que en tiempos de crisis es el trabajo que las mujeres efectúan en sus casas lo que mitiga los efectos negativos de la economí­a en los hogares, pero estos esfuerzos tampoco son visibilizados. Es fundamental hoy, 22 de julio, deconstruir la noción de que el trabajo sólo es el productivo y el remunerado, y avanzar en la visibilización y reconocimiento del trabajo doméstico como trabajo, destacando su importancia en las economí­as y en la sociedad y, sobre todo, para entenderlo como una responsabilidad social, que debe traducirse en la responsabilidad compartida entre hombres y mujeres.

 
Autor: Mónica Novillo
Formato del Medio: Medios Impresos



Adjunto

tipo Descargar

Coordinadora de la Mujer
Av. Arce 2132, Edificio Illampu, Piso 1, Oficina A • Telf/Fax. 591-2-2444923 • La Paz - Bolivia
Diseño y desarrollo web: Dibel Soluciones en Tecnologia