Agenda

Haga click en cualquier dia

Para mostrar las Actividades




 »La Coordinadora en los Medios  »En el nombre del Padre
12 de Diciembre del 2007

La Coordinadora en los Medios

En el nombre del Padre

Cada dí­a más ví­ctimas rompen el silencio, denunciando la violencia y luchando por que los agresores sean castigados....

Lamentablemente, detrás del abuso sexual de diversos actores religiosos está no sólo la impunidad y el encubrimiento de la jerarquí­a católica hacia este ilí­cito, sino el abuso de poder y de confianza hacia con las ví­ctimas, traducido en pedofilia, estupro y uso de la confesión para obligarlas a que no denuncien. La violencia contra las mujeres y la niñez es muy antigua, pero sólo recientemente se ha aprendido a descubrirla y a llamarla por su nombre. El último caso que salió a la luz, es de un sacerdote involucrado en el abuso sexual de adolescentes y jóvenes del internado San Miguel de Presto. La denuncia inicialmente fue presentada por un estudiante que se animó a contar lo que estaba pasando en el internado. Una vez que el caso fue conocido, los demás adolescentes y jóvenes se animaron a denunciar al párroco. Las autoridades de Sucre dijeron que las denuncias son más de 40, incluso de jóvenes que terminaron su bachillerato. Esos testimonios hacen suponer que estos espantosos hechos sucedí­an desde hace siete años y tardaron en ser reportados ante las instancias correspondientes. Una encuesta aplicada el 2003 por la Red Latinoamericana de Católicas por el Derecho a Decidir, de la percepción que tienen los católicos y las católicas sobre el tema de abuso sexual, muestra que, a pesar del número relativamente bajo de denuncias y condenas los fieles están tomando conocimiento de la situación y perdiendo su confianza en la Iglesia Católica. Cuando les preguntaron si habí­an escuchado noticias sobre abusos sexuales por parte de sacerdotes, casi el 90 por ciento de los fieles contestaron afirmativamente en Bolivia, Colombia y México. El conocimiento de esos escándalos disminuyó la confianza de los fieles en la Iglesia Católica, según lo que contestaron en esos tres paí­ses. La mayorí­a de los fieles encuestados también demuestran que no hay dudas de que los sacerdotes no deben ser juzgados sólo por su institución: el 94% de los católicos mexicanos y cerca del 90% de los colombianos y bolivianos respondieron que un sacerdote que de manera comprobada abusó de menores o mujeres, debe ser juzgado por la justicia laica, o por la Iglesia o por la justicia civil. Quisiera no tener que escribir sobre este tema, pero dada la casi total invisibilidad que le aqueja, conviene insistir, sobre todo porque estos hechos ocurren en todos lados y es mejor estar alertas.

 
Autor: Gloria Tapia
Formato del Medio: Medios Impresos



Coordinadora de la Mujer
Av. Arce 2132, Edificio Illampu, Piso 1, Oficina A • Telf/Fax. 591-2-2444923 • La Paz - Bolivia
Diseño y desarrollo web: Dibel Soluciones en Tecnologia