Agenda

Haga click en cualquier dia

Para mostrar las Actividades




 »La Coordinadora en los Medios  »Mujeres sindicalistas en la lucha por la igualdad de la participación
1 de Junio del 2012

La Coordinadora en los Medios

Mujeres sindicalistas en la lucha por la igualdad de la participación

La constante lucha de la mujer por la igualdad y el respeto de sus derechos hizo que se sumerja en todas las actividades de la sociedad organizada y en la vida sindical.
La mujer, desde tiempos inmemorables ha sido subordinada a intereses patriarcales en las diferentes etapas y espacios sociales debido a la predominancia de una estructura social ‘machista’, empezando en el núcleo familiar, el mercado laboral, las instituciones educativas y los cargos jerárquicos, que sólo estaban reservados para ellos.

A lo largo de la historia las mujeres han sido protagonistas en las  luchas reivindicativas, pero con poco reconocimiento, aunque su presencia ha sido permanente.

Pero la constante lucha por ocupar los espacios políticos y públicos permitió que las mujeres ingresen a la comunidad organizada y sindicalista en igualdad de condiciones.

Es el caso de doña Tomasa Quispe, de 50 años de edad, que llegó a la vida sindical a los 18 años y actualmente es la Secretaria de Relaciones de la Federación Única de Trabajadores en Carne de la ciudad de El Alto.

Ella asegura que el apoyo de su esposo fue fundamental para continuar en el sindicato, pero que a pesar de ello no puede descuidar su hogar, el cual atiende desde muy tempranas horas de la mañana, y luego dedica su tiempo a la organización.

“En mi hogar primero tengo que atender a mi esposo y a mis hijos. Me levanto a las 04.00 de la mañana, me saco tiempo y hago las cosas, cocino y luego salgo para cumplir con actividades de la Federación hasta el mediodía. Luego recojo a mi hijo, atiendo el almuerzo y algunas cosas en la casa, y después me voy nuevamente a la Federación, y sólo miércoles y domingo salgo a vender”, contó.


Ella considera que si descuidara su hogar ése sería un elemento para que su esposo deje de apoyarla con la actividad sindical, pero su gran voluntad por hacer un doble trabajo, en su hogar y en su federación, hace que su familia la apoye en todo momento.

“Yo le explico a mi esposo, le hablo y él me entiende; le digo que no tiene por qué ser celoso ni nada, y como yo no descuido la casa, me saco tiempo para hacer todo. Él ve eso y me apoya. Dice que ése es el cambio que las mujeres debemos seguir”, añade.

Según su criterio, las mujeres deben ser reconocidas por esa doble labor, puesto que su trabajo es mucho más intenso que el de los hombres, aspecto que debe ser tomado en cuenta para la reivindicación de sus derechos.

En esa línea, la secretaria general de la Federación de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias-Bartolina Sisa de La Paz, Felipa Huanca, manifestó que existe un avance en las reivindicaciones de la mujer y en el ámbito del movimiento femenino sindical, el cual pasa de la demanda a la propuesta.

“Ha avanzado muchísimo el reivindicar a la mujer desde nuestra líder Bartolina Sisa, también otras organizaciones. Entonces se ha dado un proceso, pero de esa organización sindical ahora pasamos a la propuesta, y nosotras mismas llevar adelante ese proceso de cambio que vivimos en un Estado Plurinacional”, expresó.

Destacó que la estructura de organización sindical es una política para luchar, claramente, por el territorio, por los recursos naturales y por sus derechos.

Para la diputada por el Movimiento Al Socialismo (MAS), Marianela Paco, la participación de la mujer en la vida sindical, primero en la época colonial y luego en la República, fue siempre dada en la búsqueda por la recuperación de sus derechos de territorio, su derecho de dignidad y para hacer respetar su condición de persona.

“La mujer boliviana en general ha estado siempre al frente de todas las luchas que ha tenido nuestro pueblo, y antes como resistencia al proceso colonial que hubo en nuestro país, y esa resistencia también se ha manifestado durante la etapa republicana, de ahí que las mujeres empiezan a organizarse”, dijo.

Manifestó que el machismo (patriarcalismo), que preexiste desde antes de la Colonia y que se ha extendido en todas sus formas —institucionales, estructuras mentales, familiares—, ha sido el óbice más grande que se tuvo para romper con prejuicios y estereotipos que se le impusieron a la mujer, y con lo cual aún tropieza en lo cotidiano y en lo sindical.

Sin embargo, afirmó que con la Revolución Democrática y Cultural del proceso de cambio las reivindicaciones de equidad e igualdad de las mujeres ya se están materializando.

La asambleísta destacó, por ejemplo, el acceso a la tierra y que a nivel constitucional se hayan incluido los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y la elaboración de normas en la Asamblea Legislativa Plurinacional, como la Ley contra el Acoso y la Violencia Política hacia la Mujer.

“Hay avances gigantes y son logros de esas luchas que todavía falta desarrollar más. A nivel normativo, esos son los logros, sin embargo, estos derechos hay que materializarlos en el ámbito de la realidad”, dijo.

La asambleísta destacó que en la actualidad las mujeres de las organizaciones conservan su autoridad moral como bastión en la lucha por la liberación y en el proceso de cambio.

La asambleísta destacó que en la actualidad las mujeres de las organizaciones conservan su autoridad moral como bastión en la lucha en el proceso de cambio, donde no se ha logrado manipular o corromper esa concepción de liberación plena que tiene la mujer a través del ejercicio de responsabilidades en los espacios que le toca abordar.

Desde Bartolina Sisa, Gregoria Apaza, Juana Azurduy, las Heroínas de la Coronilla, las maestras, enfermeras, comerciantes, obreras, las vivanderas, floristas, comideras, mujeres mineras como Domitila Chungara, son sólo algunos emblemas de la lucha sindical femenina en Bolivia. 

vivencias

Isabel Ortiz
Organización Bartolinas

El derecho de las mujeres no es poco, es igual al de los hombres. Nuestra palabra tiene que ser valorada al igual que de los varones, con eso no estamos diciendo que se excluya al varón, no estamos pidiendo eso, sólo estamos pidiendo igualdad y respeto.


Marcela Arroyo

Integrante de CDIMA

Decirles a todas las mujeres que se capaciten, especialmente aprendan sobre la realidad nacional, de acuerdo a eso las mujeres tenemos que aprender y enseñar a los que no saben para que haya un cambio,  y para eso estamos.


Tomasa Quispe

Federación de Carniceros

Tiene que haber un cambio en el que las mujeres también reflexionemos, porque tenemos ese pensamiento de trabajar mucho más fuerte que los varones, sin corrupción. En eso tenemos que trabajar.


DATOS

A partir de 1936, con la sindicalización obligatoria decretada durante el gobierno de David Toro, se multiplicaron las organizaciones gremiales femeninas separadas de las masculinas.

En La Paz, como resultado de las medidas discriminatorias a que fueron sometidas las culinarias —la Intendencia Municipal no las dejaba subir con sus ollas a los tranvías—, éstas organizaron su propio sindicato, y fueron imitadas al poco tiempo por otros gremios, como las comideras, fruteras, lecheras, comerciantes minoristas, etcétera.

El desborde del río Choqueyapu, que se produjo en 1936, llevó a las floristas damnificadas a organizarse en mayo de ese año en la Unión Femenina de Floristas, para la construcción de un mercado de flores.

En Santa Cruz se organizaron las mujeres sastres, las pequeñas panaderas y las dueñas de  pulperías. También se creó el sindicato del gremio de las cigarreras.

La lucha sindical y social de las mujeres de clases populares no se limitó a la reivindicación de derechos laborales, sino que se amplió a la búsqueda de beneficios sociales para el conjunto de la colectividad.

A partir de los años 90, con la creación de una instancia oficial encargada de la perspectiva de género, la legislación boliviana prestó mayor atención a la equidad de género.

Recién a fines del siglo XX y principios del siglo XXI, algunas mujeres comenzaron a ocupar cargos estratégicos y jerárquicos dentro de instancias del Estado.

Las organizaciones de mujeres apuntan a combinar la experiencia de la lucha política con las demandas específicas y diferenciadas con la promoción de actividades y la constante capacitación.

Fuente: Coordinadora de la Mujer.


Participación acompañada de preparación

Para la secretaria ejecutiva de la organización de mujeres Bartolina Sisa de Santa Cruz, Isabel Ortiz, la participación de la mujer debe estar acompañada con la preparación intelectual para tener un mayor acceso a los espacios públicos y acceder a las mismas oportunidades que los hombres.

“Yo quiero decirles a todas las mujeres compañeras que se preparen, asumiremos cargos sindicales y políticos, y si no nos preparamos nunca vamos a poder ocupar nada. Yo, por ejemplo, me he capacitado y continúo haciéndolo”, dijo.

Aseguró que la descolonización del pensamiento “machista” también debe estar inmersa en la preparación de las mujeres, puesto que de eso dependerá su participación y el respeto a sus derechos.

Asimismo, dijo que el apoyo de la familia también es muy importante para que la mujer pueda participar en organizaciones sociales y sindicales, pues es ahí donde comienza la inspiración para introducirse en espacios públicos.

“Mi esposo me apoya mucho. La primera vez que fui dirigente en la subcentral me vi muy discriminada, no valoraban mi participación, mi opinión; es más, no me daban la palabra para que yo opine, y si lo hacían no me tomaban en cuenta, ni siquiera anotaban lo que decía, entonces el apoyo de él fue fundamental”, aseguró.

Apuntó que los derechos de las mujeres son iguales a los de los hombres, por lo que las acciones de las ellas deben ser valoradas en igual magnitud de condiciones.

“No estamos diciendo que se excluya al varón, no estamos pidiendo eso, sólo estamos pidiendo igualdad”, remarcó.


EMPODERAMIENTO tras la lucha sindical femenina

El historiador boliviano Fernando Cajías reconoce como un gran avance la lucha sindical de la mujer boliviana tras un largo proceso del empoderamiento paulatino de aquellos espacios de poder y protagonismo que le fueron históricamente restringidos.

“En toda la participación femenina yo creo que las mujeres inventaron una palabra, que es el empoderamiento; es decir, no basta estar como electora, sino también ser elegida y ser protagonista directa”, sostuvo.

Dijo que el gran avance que se tuvo en el proceso fue el de tomar espacios de poder en todos los niveles de decisión y, por supuesto, en uno de los más relevantes, como los sindicatos.

Lamentó que pese a los grandes avances todavía existan prejuicios respecto a la participación de la mujer, pero que “felizmente” poco a poco está cambiando.

Destacó que desde siempre, principalmente desde principios del siglo XX, la mujer estuvo inmersa en la lucha sindical, como en el voto universal en 1952 y su continua participación desde 1982 a partir de la recuperación de la democracia en Bolivia.

Puntualizó que ese avance cobró mayor relevancia durante el actual régimen, con el denominado “proceso de cambio” del nuevo Estado Plurinacional.

“Ahora, con este proceso de cambio se ve un aumento de espacios en la vida política y sindical de la mujer”, dijo.

Cajías afirmó que si bien la mujer actualmente está ocupando espacios en la política y participando en la construcción de leyes y decisiones del Estado, aún falta materializar sus conquistas en la sociedad.

“Todavía falta, no estamos en la excelencia total, pero más que nada, no es tanto ahora en las leyes y en las decisiones políticas, sino en la vida cotidiana”, observó.

Dijo que se debe fortalecer la participación de la mujer en todos los espacios sociales donde tengan la oportunidad de desenvolverse como personas, como profesionales y como líderes.

 
Autor: Cambio
Formato del Medio: Medios Impresos
Pagina: http://www.noticiasbolivianas.com/redir_port.php?id=487928&act=http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2012-06-013DFGidn=72247



Coordinadora de la Mujer
Av. Arce 2132, Edificio Illampu, Piso 1, Oficina A • Telf/Fax. 591-2-2444923 • La Paz - Bolivia
Diseño y desarrollo web: Dibel Soluciones en Tecnologia