Coordinadora de la Mujer

Destacados

Comunicado de AOED sobre el Conflicto Israelí -­Palestino



Como  comunidad  de  Organizaciones  de  la  Sociedad  Civil  de  todo  el  mundo,  la  Alianza  de  OSC  para  la  Eficacia  del  Desarrollo  (AOED)  trabaja  por  la  defensa  de  los  derechos  humanos  y  la  protección  de  la  vida tal  y  como  lo  consagra  el  derecho  internacional.  Es  inherente  al  mandato  de  la  AOED  el  compromiso  con la  paz  lograda  a  través  de  la  justicia  social,  tal  y  como  establecen  los  Principios  de  Estambul;  esencial  en  nuestra  búsqueda  de  la  eficacia  del  desarrollo  es  por  tanto  un  entorno  propicio  que  prime  el  respeto  de los  derechos  humanos1.  Esto  es  especialmente  cierto  en  el  contexto  de  la  agenda  post-2015,  la  cual  promueve  la  paz  y  la  seguridad  y  la  resolución  de  conflictos  como  precondiciones  para  el  desarrollo. 

Lo  que  está  ocurriendo  en  Gaza está en  contra  de  los  principios  que la  AOED  representa.  Desde  que  comenzaron  los  ataques  de  Israel  sobre  Gaza  a  principios  de  Junio  bajo  la  operación  militar  “Margen Protector, los  intensos  bombardeos  aéreos  y  las  continuas incursiones terrestres  por  parte  de  las  fuerzas  militares  de  Israel  han  dejado  cerca  de  dos  mil  palestinos muertos  y  miles  de  heridos.  Muchos  de  ellos  han  sido  mujeres  y  niños2.  Las  infraestructuras públicas y  servicios  sociales  básicos  han  sido diezmados por  los  bombardeos  indiscriminados afectando  a  escuelas,  mezquitas,  instalaciones  médicas  e  incluso  campos  de  refugiados,  incluyendo  7  escuelas  de  la  UNRWA  y  el  complejo  de  Al  Shifa,  el  mayor  hospital  de  Gaza3.  El  conflicto  ha  desplazado  a  cerca  de  medio  millón  de  palestinos,  equivalente a  un  cuarto  de  la población   de   Gaza,   y   a día de   hoy   cerca   de   1.5   millones   de   personas   se   encuentran   en   extrema necesidad  de  electricidad,  alimentos,  medicinas  y  agua  potable.

La  situación  sobre el  terreno  se  ha  convertido  en  una  tragedia  humanitaria  –y  no  por  primera  vez.  Las  fuerzas  de  Israel  llevaron a  cabo  operaciones  militares  similares  en  2008  y  2012.

El   mes   pasado   una   resolución   del   Consejo   de   Derechos   Humanos   de   NNUU4 decidió iniciar   una investigación  independiente  sobre supuestas  violaciones  del  derecho  internacional  humanitario  y  los derechos   humanos   en   los   Territorios   Palestinos   Ocupados   (TPO),   incluyendo   Jerusalén   Este.   La  resolución  hace  también  un  llamamiento a  ambas  partes  a  acordar  un  alto  el  fuego  inmediato,  a  que  Israel  levante  el  bloqueo  sobre  Gaza  y  a  que  la  comunidad  internacional  proporcione  urgentemente  la necesaria  asistencia  humanitaria  y  los  servicios  para  el  pueblo  Palestino  de  la  Franja  de  Gaza.

Denunciamos  los  últimos ataques  de  Israel  sobre  Gaza,  que  suponen  flagrantes  actos  de  violencia  contra los  civiles  palestinos,  que  son  las  principales  víctimas  de  los indiscriminados  asaltos  militares  de  Israel. 

Igualmente,  creemos  que  es  necesario  entender  el  actual  conflicto  bajo  su  adecuado  contexto  histórico  y  político,  pues  esta  no  es  una  guerra  entre  iguales.

Creemos  que  únicamente  el  cese  inmediato  de  los  ataques  de  Israel,  la  retirada  de  sus  tropas  de  los  TPO  y  el  retorno  a  negociaciones  significativas  para  una  paz  duradera  entre  Israel  y  Palestina  pueden  abordar  las  causas  profundas  de  un  conflicto  que  se  arrastra  desde  hace  más  de  60  años. 

Es  también  crucial  que los  observadores  de  derechos  humanos  dispongan  de  un  acceso  seguro  a  la  Franja  de  Gaza  como  paso para   asegurar   la   rendición   de   cuentas   y   el   proceso   por   la   violación   del   derecho   internacional  humanitario  y  los  derechos  humanos.

Enfatizamos  la  necesidad  de  poner  fin  al  bloqueo  de  Gaza  que,  desde  el  principio,  ha  impedido  el  acceso de asistencia  básica  para  los  civiles  durante  el  conflicto,  ha  asfixiado  el  desarrollo  económico  en  los  TPO y  ha  marginado  sistemáticamente  a  todo  un  pueblo –factores  que  han  llevado  a  la  reciente  escalada  de tensiones.  Este  conflicto  tiene  sus  raíces  en  la  inexcusable  desposesión  de  las  tierras  y  recursos  del pueblo  Palestino,  que  ha  sufrido  por  décadas  la  ocupación  israelí  y  la  denegación  de  su  derecho  a  la autodeterminación.

Si   se   pretende   que   cualquier   acuerdo   de   paz   tenga   éxito,   la   ocupación   debe   terminar,   como   debe  terminar   la   cultura   de   impunidad   que   ha   estimulado   un   ciclo   de   violencia,   el   odio   mutuo   y   la discriminación  en  ambas  partes  de  la  frontera  Israel ‐ Palestina.

Como  actor  independiente del  desarrollo  que  trabaja por  un  mundo  en  el  que  se  logre  el  respeto  por  los derechos  humanos,  la  sociedad  civil  puede  tener  un  impacto  decisivo  en  la  posibilidad  de  alcanzar  un acuerdo  de  paz  viable  en  Palestina,  el  cual  debe  incluir  medidas  para  asegurar  la  rendición  de  cuentas  por  todos  los  posibles  crímenes  de  guerra  que  se  hayan  cometido  en  el  contexto  de  este  conflicto  y  por  las  flagrantes  violaciones del  derecho  internacional humanitario.

La  crisis  en  Palestina  llama  a  todos  los actores  a  abordar  los  motivos  reales  de  conflicto  y  sus  impactos  en  el  desarrollo,  y  a  promover  un entorno  a  través  del  cual  la  paz  y  la  seguridad  estén  aseguradas,  y  el  conflicto  violento  sea  evitado.

Mientras   tanto,   deben   asegurarse   medios   adecuados   de   reparación   y   rehabilitación   para   todas   las víctimas  de  este  conflicto.  Tal  y  como  se  ha  visto  en  anteriores  estallidos  de  violencia  en  2009  y  2012, son  los  civiles - niños  y  mujeres  sobre  todo ‐ quienes  sufren  la  peor  parte  en  estas  hostilidades.  Urgimos  a  todos  los  actores  del  desarrollo  a  actuar  para  asegurar  que  la  justicia  y  la  asistencia  al  desarrollo  a  largo  plazo  llegan  a  todas  las  víctimas.

Tanto  israelíes  como  palestinos  merecen  una  vida  libre  de  guerra  y  conflicto.  Urgimos  a  la  comunidad internacional  a  que  ponga  fin  al  derramamiento  de  sangre  y  allane  el  camino  para  un  acuerdo  de  paz auténtico,   justo   y   duradero   que   sea   consistente   con   los   principios   de   justicia   social,   los   derechos humanos,   el   derecho   internacional  – y   sobre   todo,   el   derecho   de   autodeterminación   del   pueblo  Palestino.

 

1

En  Junio  del  año  pasado  una  coalición  de  OSC  palestinas  (PNGO)  en  Gaza  a cogió  el  encuentro  regional  preparatorio  sobre   Eficacia  de  las  OSC;  17  representantes  de  OSC  de  la  región  participaron  para  expresar  su  solidaridad  con  sus  colegas  asediados  en   Gaza   y   para   subrayar   los   impactos   negativos   que   los   conflictos,   la   ocupación   extranjera   y   la   negación   del   derecho   de autodeterminación  tienen  en  el  desarrollo.

 2

UNOCHA  OPT

3

United  Nations  Relief  and  Works  Agency  http://www.theguardian.com/world/2014/aug/03/israel-air‐strike-un-­school-gaza-‐rafah

4

Consultar  http://www.un.org/apps/news/story.asp?NewsID=48330#.U9ZVeFa8CTU

8 de Agosto del 2014
Descargar

Comunicado de AOED sobre el Conflicto Israelí -­Palestino



Como  comunidad  de  Organizaciones  de  la  Sociedad  Civil  de  todo  el  mundo,  la  Alianza  de  OSC  para  la  Eficacia  del  Desarrollo  (AOED)  trabaja  por  la  defensa  de  los  derechos  humanos  y  la  protección  de  la  vida tal  y  como  lo  consagra  el  derecho  internacional.  Es  inherente  al  mandato  de  la  AOED  el  compromiso  con la  paz  lograda  a  través  de  la  justicia  social,  tal  y  como  establecen  los  Principios  de  Estambul;  esencial  en  nuestra  búsqueda  de  la  eficacia  del  desarrollo  es  por  tanto  un  entorno  propicio  que  prime  el  respeto  de los  derechos  humanos1.  Esto  es  especialmente  cierto  en  el  contexto  de  la  agenda  post-2015,  la  cual  promueve  la  paz  y  la  seguridad  y  la  resolución  de  conflictos  como  precondiciones  para  el  desarrollo. 

Lo  que  está  ocurriendo  en  Gaza está en  contra  de  los  principios  que la  AOED  representa.  Desde  que  comenzaron  los  ataques  de  Israel  sobre  Gaza  a  principios  de  Junio  bajo  la  operación  militar  “Margen Protector, los  intensos  bombardeos  aéreos  y  las  continuas incursiones terrestres  por  parte  de  las  fuerzas  militares  de  Israel  han  dejado  cerca  de  dos  mil  palestinos muertos  y  miles  de  heridos.  Muchos  de  ellos  han  sido  mujeres  y  niños2.  Las  infraestructuras públicas y  servicios  sociales  básicos  han  sido diezmados por  los  bombardeos  indiscriminados afectando  a  escuelas,  mezquitas,  instalaciones  médicas  e  incluso  campos  de  refugiados,  incluyendo  7  escuelas  de  la  UNRWA  y  el  complejo  de  Al  Shifa,  el  mayor  hospital  de  Gaza3.  El  conflicto  ha  desplazado  a  cerca  de  medio  millón  de  palestinos,  equivalente a  un  cuarto  de  la población   de   Gaza,   y   a día de   hoy   cerca   de   1.5   millones   de   personas   se   encuentran   en   extrema necesidad  de  electricidad,  alimentos,  medicinas  y  agua  potable.

La  situación  sobre el  terreno  se  ha  convertido  en  una  tragedia  humanitaria  –y  no  por  primera  vez.  Las  fuerzas  de  Israel  llevaron a  cabo  operaciones  militares  similares  en  2008  y  2012.

El   mes   pasado   una   resolución   del   Consejo   de   Derechos   Humanos   de   NNUU4 decidió iniciar   una investigación  independiente  sobre supuestas  violaciones  del  derecho  internacional  humanitario  y  los derechos   humanos   en   los   Territorios   Palestinos   Ocupados   (TPO),   incluyendo   Jerusalén   Este.   La  resolución  hace  también  un  llamamiento a  ambas  partes  a  acordar  un  alto  el  fuego  inmediato,  a  que  Israel  levante  el  bloqueo  sobre  Gaza  y  a  que  la  comunidad  internacional  proporcione  urgentemente  la necesaria  asistencia  humanitaria  y  los  servicios  para  el  pueblo  Palestino  de  la  Franja  de  Gaza.

Denunciamos  los  últimos ataques  de  Israel  sobre  Gaza,  que  suponen  flagrantes  actos  de  violencia  contra los  civiles  palestinos,  que  son  las  principales  víctimas  de  los indiscriminados  asaltos  militares  de  Israel. 

Igualmente,  creemos  que  es  necesario  entender  el  actual  conflicto  bajo  su  adecuado  contexto  histórico  y  político,  pues  esta  no  es  una  guerra  entre  iguales.

Creemos  que  únicamente  el  cese  inmediato  de  los  ataques  de  Israel,  la  retirada  de  sus  tropas  de  los  TPO  y  el  retorno  a  negociaciones  significativas  para  una  paz  duradera  entre  Israel  y  Palestina  pueden  abordar  las  causas  profundas  de  un  conflicto  que  se  arrastra  desde  hace  más  de  60  años. 

Es  también  crucial  que los  observadores  de  derechos  humanos  dispongan  de  un  acceso  seguro  a  la  Franja  de  Gaza  como  paso para   asegurar   la   rendición   de   cuentas   y   el   proceso   por   la   violación   del   derecho   internacional  humanitario  y  los  derechos  humanos.

Enfatizamos  la  necesidad  de  poner  fin  al  bloqueo  de  Gaza  que,  desde  el  principio,  ha  impedido  el  acceso de asistencia  básica  para  los  civiles  durante  el  conflicto,  ha  asfixiado  el  desarrollo  económico  en  los  TPO y  ha  marginado  sistemáticamente  a  todo  un  pueblo –factores  que  han  llevado  a  la  reciente  escalada  de tensiones.  Este  conflicto  tiene  sus  raíces  en  la  inexcusable  desposesión  de  las  tierras  y  recursos  del pueblo  Palestino,  que  ha  sufrido  por  décadas  la  ocupación  israelí  y  la  denegación  de  su  derecho  a  la autodeterminación.

Si   se   pretende   que   cualquier   acuerdo   de   paz   tenga   éxito,   la   ocupación   debe   terminar,   como   debe  terminar   la   cultura   de   impunidad   que   ha   estimulado   un   ciclo   de   violencia,   el   odio   mutuo   y   la discriminación  en  ambas  partes  de  la  frontera  Israel ‐ Palestina.

Como  actor  independiente del  desarrollo  que  trabaja por  un  mundo  en  el  que  se  logre  el  respeto  por  los derechos  humanos,  la  sociedad  civil  puede  tener  un  impacto  decisivo  en  la  posibilidad  de  alcanzar  un acuerdo  de  paz  viable  en  Palestina,  el  cual  debe  incluir  medidas  para  asegurar  la  rendición  de  cuentas  por  todos  los  posibles  crímenes  de  guerra  que  se  hayan  cometido  en  el  contexto  de  este  conflicto  y  por  las  flagrantes  violaciones del  derecho  internacional humanitario.

La  crisis  en  Palestina  llama  a  todos  los actores  a  abordar  los  motivos  reales  de  conflicto  y  sus  impactos  en  el  desarrollo,  y  a  promover  un entorno  a  través  del  cual  la  paz  y  la  seguridad  estén  aseguradas,  y  el  conflicto  violento  sea  evitado.

Mientras   tanto,   deben   asegurarse   medios   adecuados   de   reparación   y   rehabilitación   para   todas   las víctimas  de  este  conflicto.  Tal  y  como  se  ha  visto  en  anteriores  estallidos  de  violencia  en  2009  y  2012, son  los  civiles - niños  y  mujeres  sobre  todo ‐ quienes  sufren  la  peor  parte  en  estas  hostilidades.  Urgimos  a  todos  los  actores  del  desarrollo  a  actuar  para  asegurar  que  la  justicia  y  la  asistencia  al  desarrollo  a  largo  plazo  llegan  a  todas  las  víctimas.

Tanto  israelíes  como  palestinos  merecen  una  vida  libre  de  guerra  y  conflicto.  Urgimos  a  la  comunidad internacional  a  que  ponga  fin  al  derramamiento  de  sangre  y  allane  el  camino  para  un  acuerdo  de  paz auténtico,   justo   y   duradero   que   sea   consistente   con   los   principios   de   justicia   social,   los   derechos humanos,   el   derecho   internacional  – y   sobre   todo,   el   derecho   de   autodeterminación   del   pueblo  Palestino.

 

1

En  Junio  del  año  pasado  una  coalición  de  OSC  palestinas  (PNGO)  en  Gaza  a cogió  el  encuentro  regional  preparatorio  sobre   Eficacia  de  las  OSC;  17  representantes  de  OSC  de  la  región  participaron  para  expresar  su  solidaridad  con  sus  colegas  asediados  en   Gaza   y   para   subrayar   los   impactos   negativos   que   los   conflictos,   la   ocupación   extranjera   y   la   negación   del   derecho   de autodeterminación  tienen  en  el  desarrollo.

 2

UNOCHA  OPT

3

United  Nations  Relief  and  Works  Agency  http://www.theguardian.com/world/2014/aug/03/israel-air‐strike-un-­school-gaza-‐rafah

4

Consultar  http://www.un.org/apps/news/story.asp?NewsID=48330#.U9ZVeFa8CTU

8 de Agosto del 2014
Descargar