Buscador 
Pag Principal
Siguenos en Facebook Siguenos en Youtube
 
 
»Accesso de las Mujeres a la Tierra »Sobre la violencia contra las mujeres

Acceso a la tierra y género: un enfoque político necesario

 

La Plataforma de Beijing, aprobada en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (1995), señala el deber de los gobiernos de emprender reformas administrativas y legislativas para dar a la mujer acceso pleno y equitativo a los recursos económicos, incluido el derecho a la herencia y la posesión de tierras, el acceso a créditos, recursos y tecnologías. Adicionalmente, existen varios tratados y leyes internacionales y nacionales que abordan la necesidad de garantizar estos derechos para promover el desarrollo y garantizar la igualdad. (Cliquee acá para verlos).

 

 En Bolivia, la Ley de Reconducción Comunitaria de la Reforma Agraria (2006) hace referencia explicita a la equidad de género y garantiza que la mujer obtenga el título de propiedad de una tierra saneada que ella trabaja o que le corresponde por derecho o herencia. En su disposición octava, prevé:

 “Se garantiza y prioriza la participación de la mujer en los procesos de saneamiento y distribución de tierras. En caso de matrimonios y uniones conyugales libres o de hecho, los títulos ejecutoriales serán emitidos a favor de ambos cónyuges o convivientes que se encuentren trabajando la tierra, consignando el nombre de la mujer en primer lugar. Igual tratamiento se otorgará en los demás casos de copropietarios mujeres y hombres que se encuentren trabajando la tierra, independientemente de su estado civil”.

También en esta dirección, la  Nueva Política de Tierras (NPT)  reconoce los derechos que la mujer y el hombre tienen sobre la tenencia individual y colectiva de la tierra y señala que:

“La transformación de las estructuras agrarias da vigencia al derecho a la tierra que tienen las mujeres y hombres cuya vida y bienestar dependen de la agricultura, la pesca, la ganadería y de los bosques. La distribución equitativa de la tierra es fundamental para lograr el cambio de las estructuras políticas sociales y económicas”.

 

Estamos en un momento clave de la redistribución de tierras en el país con base en criterios de equidad en medio de un proceso de cambio y, en términos de género, ya existe un marco normativo y de políticas públicas favorable para el reconocimiento del derecho de las mujeres a la tierra. Sin embargo, es necesario cambiar las mentalidades para poner en práctica esta legislación ya existente en la medida en que su implementación depende de voluntad política y de un real involucramiento de las y los actores individuales que participan en el proceso de saneamiento, para la real aplicación del principio de igualdad en la redistribución de tierras.

Así, si bien existen avances en la normativa, para la concreción del principio de equidad de género en el acceso, distribución, tenencia y titularidad de la tierra, permanecen obstáculos relacionados a un contexto patriarcal de discriminación y relaciones de poder que les subordinan, el cual debe ser trasformado. Vigilar la inclusión de las mujeres en esta etapa de reforma agraria es paso justo y necesario.

Hacer frente a las desigualdades de género en el acceso a la tierra, garantizando la igualdad de derechos para hombres y mujeres en esta materia, es requisito necesario para:

→ reducir el hambre y la pobreza en el País y fomentar el desarrollo sostenible
→ aumentar las oportunidades económicas para todas y todos, y así, la generación de ingreso
→ favorecer las inversiones en el sector de producción de alimentos y cultivo de la tierra
→ aumentar la seguridad económica y alimentaria de las personas y familias
→ garantizar la inclusión de sectores discriminados, requisito para la democracia

 

Acceso a la tierra - para un enfoque público desde la equidad de género
es importante:

◊ Concretar el principio de equidad de género  respecto a la distribución y acceso a la tierra a través de políticas públicas, mecanismos administrativos/jurídicos y la asignación de recursos sensibles que garanticen el derecho de las mujeres a su propiedad/ titulación en igualdad de oportunidades y trato.

◊ Garantizar la defensa de los derechos específicos de las mujeres rurales en los diferentes sistemas jurídicos que operan en el País (justicia comunitaria y ordinaria).

◊ Reconocer los aportes de las mujeres en áreas rurales y sus habilidades de gestión, conocimientos y experiencias.

Campañas
Subsidios y créditos dirigidos específicamente a ellas.
Destacar al rol productivo de las mujeres en encuestas, estadísticas, etc.

 ◊ Promover cambios culturales para la superación de prejuicios de género que justifican el traspaso de la tierra únicamente de padres a hijos e invisibilizan  el papel de las mujeres rurales como productoras y sujetas de derechos.

 ◊ Atentar y responder a las realidades y necesidades específicas de las mujeres rurales y a las desigualdades que todavía sufren en diferentes ámbitos,  en razón de género. Ejemplos:

Doble jornada de trabajo, baja remuneración, violencia, dificultad de acceso a créditos e insumos agrícolas, discriminaciones en ámbitos de salud/educación, obstáculos para la participación en toma de decisiones comunitarias.

◊ Generar estadísticas del aporte y situación económica de mujeres y hombres campesinas(os); e información desagregada por género en materia de titulación. Conocer la realidad de las mujeres rurales es importante para la adopción de un enfoque adecuado en la reforma agraria y en la  toma de decisiones que les afecten.

◊ Reconocer y visibilizar los factores culturales, políticos, socioeconómicos que limitan el acceso de las mujeres a la tierra y su control sobre ella y definir estrategias para contrarrestarlos.

■  Lógica patriarcal de comunidades - percepción de que la tierra debe ser para los hombres (a muchas madres solteras y mujeres viudas se les quiere sacar sus tierras porque supuestamente no las trabajan); exclusión de la mujer en ámbitos de decisión comunales respecto a control de territorio y recursos naturales; subordinación de las demandas de las mujeres a otras reivindicaciones. 
  Falta de conocimiento de las mujeres de su derecho a ser titulares de la tierra;
Burocracias y ineficacia de los procesos que dificultan el acceso a la titulación: elevados costos del papeleo exigido y poca celeridad, muchas mujeres en el campo carecen de documentos de identidad (uno de los requisitos fundamentales para la titulación); discriminación contra ellas por parte de los funcionarios estatales.

  Favorecer la equidad dentro y fuera de la casa en las áreas rurales.

Prevenir y combatir situaciones de desigualdad y violencia que sufren muchas mujeres rurales y que impiden el ejercicio de sus derechos y que gocen de bienestar. Realizar campañas de sensibilización para promover la igualdad.

◊  Garantizar la plena participación de las mujeres en programas y decisiones que impacten sus vidas.

Evaluar los éxitos y los fracasos de políticas agrarias desde la perspectiva de género, para los ajustes necesarios (analizando como trasforman las desigualdades existentes).

Sensibilización/capacitación en materia equidad de género y de derechos de las mujeres rurales a diferentes grupos con vistas a eliminar los obstáculos socioculturales e institucionales.

Quien trabaja la tierra tiene derechos sobre ella.





« Atrás
 
 
Puede contactarse con nosotras a través del correo
observatoriocoordinadora@gmail.com
o dirigéndose a nuestra oficina en la siguiente dirección:
Coordinadora de la Mujer - Av. Arce 2132, Edificio Illampu, Piso 1, Oficina A
•La Paz - Bolivia •Telf/Fax. 591-2-2444923
 
Diseño y desarrollo web: www.dibeltecnologia.com