Buscador 
Pag Principal
Siguenos en Facebook
 
 
»Participación de las Mujeres y Agenda Legislativa »Sobre la participación con equidad

Obstáculos actuales al ingreso y actuación de las mujeres en esferas de poder

 

Los factores que obstaculizan la participación política de las mujeres en el mundo actual varían con el tipo de sistema político, el nivel de desarrollo socioeconómico y la igualdad en la distribución de recursos, la cultura y las condiciones de vida variadas de las propias mujeres (grado de escolaridad, situación económica, acceso a información, origen étnico, oportunidades, etc.). Sin embargo, son factores frecuentes que afectan a la entrada y permanencia de las mujeres en el poder:

 

● Falta de tiempo por doble/triple jornada: a las mujeres se les asigna responsabilidad por casi todo lo relacionado al cuidado de la casa y de la familia, lo que implica tener menos tiempo para actividades en lo público; o una considerable sobrecarga cuando se dedican a actividades fuera de la casa (trabajo y/o actividades relacionadas a liderazgo político).


Carácter androcéntrico y sexista de las instituciones políticas: procedimientos y cultura "masculina" imperantes no favorecen a las mujeres. Entre otros aspectos, la asociación cultural de la autoridad con la masculinidad en la política implica divisiones jerárquicas que dificultan que las lideresas sean reconocidas, lleguen al poder y logren persuadir a los demás de sus perspectivas al reducir su estatus. Además, las cuestiones asociadas a "lo femenino" y a las "necesidades de mujeres" son muchas veces dejadas de lado por considerarlas de baja prioridad.


Discriminaciones en razón de género que alejan a las mujeres de puestos de decisión van actuando en los diferentes niveles de participación política: desde las esferas de decisión comunitarias a los sindicatos y partidos. De este modo, antes de llegar a ser representantes en el gobierno, pasan por diferentes "filtros de exclusión".


Situaciones de dependencia y subordinación dentro de las familias dificultan el tener la autonomía necesaria para desarrollar una trayectoria política.


Situaciones de violencia en el ámbito familiar y público dificultan una libre actuación, el divulgar opiniones y tener voz libre de miedo. Respecto a los espacios de poder nos encontramos con diferentes denuncias y testimonios de acoso y violencia política en razón de género; sin embargo, falta su reconocimiento como delito específico en la legislación nacional.


Dificultades de financiamiento: recursos económicos limitados a lo que se suma la falta de apoyo por parte de los partidos políticos. Muchas veces, las mujeres tienen gran poder de movilización a la hora de los actos y mítines políticos, pero reciben poco apoyo para encabezar organizaciones y ocupar candidaturas titulares.


Un sistema electoral que funciona de manera sesgada: a pesar de la existencia de reglamentación para que haya paridad y alternancia en puestos de poder —e incluso previsión de la CPE en este sentido—, estos derechos no se concretan en la práctica y faltan mecanismos para garantizar la aplicación de las leyes y para sancionar su incumplimiento.


Desigualdades de género en el acceso a servicios de educación y capacitación, que fortalecen habilidades requeridas para la actuación en política. En muchas familias se prioriza la educación y formación profesional de los niños con relación a la de las niñas. Esto afecta seriamente sus posibilidades y proyectos.


Obstáculos culturales: las relaciones de poder y subordinación afectan su autoestima, la percepción de sí mismas y sus proyectos.


Invisibilidad o presencia estereotipada en los medios masivos de comunicación, espacio fundamental en la actualidad para competir, sobresalir y ser reconocida(o) en el terreno político.


En suma, el ejercicio de la participación política plena depende de la igualdad en otras esferas: en el acceso a la educación, en la casa, en la cultura, en términos de acceso a recursos. Variados y complejos son los factores que siguen obstaculizando la entrada de las mujeres en la política, y derivan de la propia estructura social, política y económica en sociedades patriarcales y las posiciones desiguales en ella asignadas con base en el género.

 

La dimensión política se compone de otras dimensiones de la vida; para que haya igualdad en esta esfera se debe promover la igualdad en todo lugar.





« Atrás
 
 
Puede contactarse con nosotras a través del correo
observatoriocoordinadora@gmail.com
o dirigéndose a nuestra oficina en la siguiente dirección:
Coordinadora de la Mujer - Av. Arce 2132, Edificio Illampu, Piso 1, Oficina A
•La Paz - Bolivia •Telf/Fax. 591-2-2444923
 
Diseño y desarrollo web: www.dibeltecnologia.com